Diastema: todo lo que necesita saber 

¿Cada vez que te miras al espejo encuentras antiestéticos triángulos negros o espacios excesivos entre los dientes? En caso afirmativo, tiene una afección llamada diastema, o espacios entre los dientes. Si bien es normal tener pequeños espacios entre los dientes adyacentes, los espacios excesivos pueden afectar la sonrisa y dificultar el comer y el hablar. La buena noticia es que el diastema dental se puede tratar fácilmente. En este blog, discutimos todo lo que necesita saber sobre los diastemas y su manejo. 

¿Qué es el diastema?

Un diastema es la presencia de espacios entre los dientes. Este espacio puede ocurrir entre cualquiera de sus dientes, ya sea frontal o posterior. Sin embargo, si existe un espacio en los dientes frontales, puede afectar significativamente la sonrisa y la estética facial. 

¿Qué causa el diastema?

Hay varias causas de diastema:

  • Crecimiento normal: en los niños, la apariencia de los espacios entre los dientes es normal. Se ha estimado que alrededor del 50% de los niños de entre 6 y 9 años tienen espacios entre los dientes, ya que en la boca están presentes tanto los dientes de leche como los permanentes de diferentes tamaños. Sin embargo, estas brechas normalmente se cierran solas con el tiempo. 
  • Obstrucciones: si hay una obstrucción entre el camino de erupción de un diente, aparecerá en una posición anormal que conduce a un diastema. De manera similar, si hay una unión de tejido blando o un quiste subyacente sobre el camino de la erupción del diente, también puede causar diastema. 
  • Hábitos dentales parafuncionales: los malos hábitos como chuparse el dedo, morderse las uñas o chuparse los dedos también pueden causar diastema. Además, las personas con perforaciones en la lengua también pueden desarrollar diastema dental, ya que el perno puede ejercer presión sobre los dientes y separarlos, creando un espacio no deseado. 
  • Enfermedad de las encías: las personas con enfermedad crónica de las encías también pueden desarrollar diastema.
  • Pérdida de dientes: la pérdida prematura de dientes y la falta de reemplazo también pueden provocar el desarrollo de diastema.  

Síntomas del diastema

El síntoma principal del diastema es la presencia de espacios excesivos entre los dientes. Si el diastema existe entre los dientes frontales, también se pueden observar triángulos negros entre las encías y los dientes, que afectan significativamente la sonrisa y la apariencia. 

Si el diastema ocurre debido a la enfermedad de las encías, se pueden observar los siguientes síntomas:

  • Encías de color rojo brillante 
  • Encías hinchadas 
  • Sangrado espontáneo de las encías 
  • Mal aliento 
  • Diente flojo 

Las personas con diastema a menudo tienen dificultad para hablar y tienen un «ceceo» distintivo en la voz. 

Tratamiento de diastemas

El manejo del diastema depende de la causa subyacente. En general, hay dos opciones de tratamiento principales disponibles; quirúrgico/dental y cosmético. 

  • Aparatos dentales: este es el tratamiento más efectivo, ya que trata los problemas subyacentes. Su dentista le dará aparatos ortopédicos o alineadores transparentes para cerrar el espacio entre los dientes. 
  • Carillas o adhesivos: si alguien no puede pagar el tratamiento de ortodoncia o no desea esperar muchos meses para que se complete el tratamiento de ortodoncia, un diastema también se puede reparar cosméticamente con carillas o adhesivos cosméticos. Sin embargo, esto solo resuelve el problema estético y no aborda el problema de fondo. 
  • Implantes dentales: si existe un espacio entre los dientes debido a la falta de un diente, se puede reparar colocando una prótesis soportada por implantes. 

Prevención de diastemas

Puede que no sea posible prevenir todos los tipos de diastemas dentales. Sin embargo, se pueden evitar los diastemas que se producen por malos hábitos dentales. Por ejemplo, los padres deben observar a sus hijos en busca de hábitos parafuncionales como chuparse el dedo o sacar la lengua, ya que son causas comunes de formación de diastemas. Además, los chequeos dentales regulares contribuyen en gran medida a garantizar que su hijo no desarrolle malos hábitos dentales y no desarrolle diastema.